La clase (Entre les murs)


En mis esfuerzos por mejorar mis conocimientos en el idioma de Rousseau y Voltaire, uno de los ejercicios que me impongo es mirar cine francés con subtítulos en francés. Sorprendentemente voy entendiendo lo que se dice, pero no sólo eso, sino que gracias a ello voy descubriendo las grandezas del cine al otro lado de los Pirineos.

Entre les murs es un falso documental que gira en torno a una de las típicas clases de un instituto público de los barrios suburbiales de París. La totalidad del film se realiza en el interior del instituto con la intención de exponer la situación educativa francesa (similar a la española, por otro lado), este hecho se agradece profundamente cuando no ocurre la típica escena del profesor demasiado preocupado por el alumno bueno pero algo conflictivo que va a inmiscuirse en la vida privada del chaval yendo a su casa y demás... no es una película al estilo "Mentes peligrosas". 

Es interesante de ver cómo afronta la falta de interés, de ver cómo intenta responder a la famosa pregunta "y esto a mí de qué me sirve" que hacen los alumnos. También se agradece que aunque te expongan a François, el profesor, como un buen enseñante no te lo pongan como un ente perfecto y falla y a menudo recordándonos que no es más que un ser humano con sus limitaciones. 

Aún así, debo reconocer que la película peca de ser poco neutral, más bien manipuladora teniendo en cuenta que se rueda como un documental como para dar un aspecto de mayor veracidad a una exposición notablemente sesgada del tema. El autor (y protagonista) tiene una visión de cómo debería ser la educación y manipula al espectador para que lleguemos todos a la misma conclusión de cómo hay que afrontar la falta de interés del estudiante y de cómo la misma base del sistema educativo es fallida en su simple concepto. Para mí lo que falla en el filme son los últimos 20 minutos en que pasa de hablar de los problemas en los institutos públicos a tratar de convencer al espectador de que un alumno vago y conflictivo es capaz de leer a Platón por propio interés, como si fuera lo más normal del mundo. Eso sin contar otros casos que se dan en la película, que destacan negativamente en un filme que por otro lado considero muy bueno, a pesar mi queja.

Comentarios

Sí Carlos, existe un cine europeo, generalmente desprovisto de la espectacularidad y el mercantilismo del cine americano. Es un cine más de autor y comprometido y en muchas ocasiones fiel al pensamiento del cineasta.
Haciendo una tonta analogía, el cine americano sería una sinfonía interpretada por una gran orquesta y el europeo un concierto para cuatro cuerdas.
Por lo que, según mi anterior comentario, esta película y muchas de las que se producen en Europa, son filmes abiertos a la discusión, a los puntos de vista de los que los realizan y de los espectadores. Fuí a ver esta película con un profesor de filosofía -mi cuañado- y la discusión y el debate duró un buen rato. No digo que esto no pase con películas norteamericanas pero sí con bastante más frecuencia con el cine que se produce en Europa. Podrás estar de acuerdo o no con los planteamientos pero ha generado debate y eso siempre es bueno.

Fortimbras
Demóstenes ha dicho que…
En ese sentido tienes razón que invita a reflexionar sobre el tema expuesto, la educación y lo poco adecuada que parece para el mundo de hoy en día, o incluso la escasez de valores. Aún así, como comento, teniendo en cuenta que su propósito es precisamente el de hacer reflexionar, no habría estado mal tratar la película desde un punto de vista más neutral, porque tal y como está realizada, a la hora de discutir, esta película desequilibra la balanza en una dirección.
Demóstenes ha dicho que…
Y por otro lado, yo sí que creo que hay mucho cine americano que invita a replantearse las cosas y a reflexionar. Quizá no utilizan un estilo tan directo como ésta, pero se me viene a la cabeza por ejemplo "Mi pequeña Miss Sunshine" que trata muy inteligentemente la superficialidad del ser humano moderno (sobre todo en los EEUU, claro). Es un poco tópico lo de que el cine europeo es más reflexivo, pero yo no lo veo tan claro, sobre todo si uno se mira el cine de autor americano. Ciertamente películas en ese estilo de semidocumental no se ven a menudo, pero tampoco se ven en el europeo y normalmente son un pestiño, por no decir que cuando se hace un filme así se suele pecar de pretenciosos.

Yo sinceramente prefiero que se me expongan las ideas con cierta sutileza, esta peli está un poco en el límite porque no es tan directa en sus planteamientos como podría haber sido, pero a veces cuando se trata de explicar este tipo de dramas sociales da la impresión de estar viendo una obra aleccionadora más que una obra con conciencia social, algo que en mi opinión no debería entenderse como si fueran lo mismo.
El cine "indy" americano pasa de puntillas por las pantallas de cine europeas por no decir la pena sin nada de gloria en los cines españoles -o la inexistencia en las pantallas mallorquinas-, las distribuidoras no son ONGs y dan al público lo que piden o lo que ellos creen que deben pedir.
Por supuesto que hay de todo, pero, que cineastas americános de primer nivel plantean sus películas como lo hacen Kievslovski o Polanski.
También hay directores que son adeptos a sus ideologías y sus causas, en el bando europeo esta Kean Loach, toda su filmografía esta comprometida y totalmente subjetivizada (el caso más clarmoroso sería "Tierra y Libertad"), en el lado americano sólo recuerdo Elia Kazan y su clásico "La Ley del silencio", pero prefiero una declaración de principios clara y sincera sabiendo a que te tienes que atener a entrar en una sala de cine, y como tu dices, vete a saber de que forma me van a manipular.

Entradas populares